Yoga contra el dolor cronico

Publicado el 22 junio 2015
Archivado en Oscar | Salir del comentario

02

El yoga puede ayudar a prevenir y revertir los cambios anatómicos y alteraciones, que el dolor crónico provoca en el cerebro, según un nuevo estudio ha demostrado.

El dolor crónico suele asociarse con estados de ansiedad y depresión, así como también con deficiencias en las funciones cerebrales cognitivas, ya que los estudios de imagen realizados sobre distintos tipos de pacientes con dolor crónico, han mostrado que sus cerebros difieren de las personas que no lo padecen, dicen los investigadores de la División de Investigación Intramural de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos.

En los estudios realizados, las personas con depresión han presentado una reducción de la materia gris y ahora una nueva investigación ha demostrado que la pérdida de materia gris se encuentra íntimamente relacionada con el dolor y por lo tanto con la depresión.

En el caso de los yoguis se pudo evaluar que poseen más materia gris en múltiples regiones del cerebro. La materia gris se traduce en el tejido cerebral que presenta numerosos cuerpos celulares y que se localiza en la corteza cerebral y las áreas subcorticales y su disminución puede conducir a la pérdida de memoria, problemas emocionales y la disminución de la función cognitiva.

Los especialistas plantean que existen pruebas convincentes a partir de estudios realizados por los institutos mencionados y otros sitios, que las técnicas conocidas como de cuerpo-mente o sea el Yoga, la Meditación, el Chi Gong o el Tai Chi, tienen la capacidad de contrarrestar los efectos negativos a nivel cerebral ocasionados por el dolor crónico.

La práctica del yoga ofrece un efecto contrario a nivel cerebral que el producido por el dolor crónico, dijeron los investigadores, ya que los estudios muestran en los practicantes de yoga que tienen mayor cantidad de materia gris, según los controles realizados en múltiples regiones del cerebro.

En resumen; la noticia alentadora para las personas que padecen dolor crónico, es que las prácticas de las disciplinas cuerpo – mente ejercen un efecto protector sobre la materia gris del cerebro, contrarrestando los efectos neuro-anatómicos negativos que provoca el dolor crónico.

Comentarios

No hay mas respuestas