Tomar 10 minutos de sol por las mañanas, nos mantiene saludables

Publicado el 9 enero 2015
Archivado en Oscar | Salir del comentario

01

Cuando tomamos luz solar, se producen reacciones químicas en el organismo que se traducen en salud, así por ejemplo se activan las moléculas precursoras de la vitamina D que se encuentran presente en la piel.

Cuando existen problemas óseos o sea que los huesos se encuentran debilitados, se tienen problemas de piel, de pelo y deficiencias de calcio, todos ellos se encuentran íntimamente relacionados con una deficiencia de vitamina D y en la actualidad esta deficiencia nutricional ha alcanzado proporciones epidémicas.

Problemas de pérdida de cabello, dolor muscular proximal, dolor en las articulaciones y los huesos, representan la sintomatología más común de la sociedad actual y todos son síntomas de deficiencia de vitamina D, por ello los médicos a nivel mundial comenzar a recetar la toma de sol diaria por las mañanas de 10 minutos, ya que con este tiempo es suficiente para activar los procesos químicos orgánicos necesarios para evitar todos los problemas mencionados.

Tomar sol a diario cada mañana reduce las posibilidades de osteopenia, dicen los especialistas, quienes atribuyen a la luz solar efectos multifuncionales para mantenernos saludables.

Empaparse de luz solar a diario, especialmente por las mañanas antes de las 10 hs (ya que después de ese horario los rayos solares son perjudiciales para la salud, algo que se debe tener muy en cuenta), reporta puntualmente beneficios tales como; mejora la salud de los huesos, ayuda a fortalecer su sistema inmunológico, previene el cáncer, ayuda a reducir la grasa, ayuda a sanar problemas hormonales menores.

Para tener muy en cuenta; desde la antigüedad más remota el ser humano adoró al astro rey, ya que sabían que era el dador de vida, hoy el mundo tecnológico que nos toca vivir parece que lo ha olvidado, ya que los problemas de salud mencionados se han incrementado exponencialmente a nivel mundial.

Comentarios

No hay mas respuestas