Terapias Naturales; La Homeopatía (I)

Publicado el 24 Septiembre 2013
Archivado en Oscar | Salir del comentario

Cuando la enfermedad afecta a nuestros cuerpos, hay otras formas de tratamiento disponibles a los tratamientos con medicamentos de la medicina alópata, aunque estos son muy importantes en muchos casos, pueden tener efectos secundarios, por ello conocer opciones alternativas nos permitirá combinarlas para obtener en cada caso particular los mejores resultados.

La homeopatía representa una de estas opciones de tratamiento natural que se practica ampliamente desde el siglo XIX, pero luego fue desplazada en el siglo XX cuando las drogas medicinales o farmacéuticas se hicieron más popular, sin embargo esta ciencia natural que nació en Alemania sigue vigente en la mayoría de los países de Europa y América, pero especialmente en Alemania, Suiza e Inglaterra.

La homeopatía busca realizar curas que se correspondan con las leyes naturales de curación, comprendiendo que el ser humano es afectado por los elementos tanto externos como internos, que en su conjunto dan como resultado un equilibrio dinámico en el caso de estar saludable o desequilibrio entre el cuerpo, mente y espíritu, en el caso de la enfermedad, por ello la homeopatía se ocupa de restaurar el equilibrio entre ellos.

Estas tres partes del todo están estrechamente relacionadas entre sí y lo que le sucede a una parte puede acabar afectando a una o ambas de las otras, por lo cual las leyes naturales de curación reconocen en este principio la capacidad del cuerpo para curarse a sí mismo (homeostasis) que en el caso de la homeopatía ayuda a través del uso de materiales y métodos no tóxicos y por lo tanto sin peligrosos efectos secundarios.

El término homeopatía proviene de las “homoios” raíces griegas, que significa “similar” y “pathos”, que significa sufrimiento o enfermedad, siendo su ley fundamental “la ley de los semejantes“, que establece lo siguiente; una sustancia puede curar una enfermedad, si se produce en una persona sana los síntomas similares y mucho más leves que los de la propia enfermedad. Continuaremos en; “Terapias Naturales; La Homeopatía (II)”.

Comentarios

No hay mas respuestas