Terapias Alternativas; Aromaterapia para el hogar

Publicado el 28 septiembre 2013
Archivado en Oscar | Salir del comentario

La práctica de utilizar aromas para una variedad de propósitos personales y medicinales ha existido desde los tiempos del antiguo Egipto, Grecia, Roma y China, así los aromaterapeutas llegan hasta el día de hoy utilizando las antiguas técnicas a base de aceites esenciales de plantas o concentrados altamente volátiles que pueden estimular la curación, que por lo general se añade a un “aceite portador” y de esa forma es absorbido a través del sistema olfativo y la piel.

El uso de aromaterapia ha demostrado su efectividad en estudios de la Universidad Bastyr, un colegio integral acreditado para las artes curativas, donde se han evaluado numerosos efectos positivos sobre la mente, el cuerpo y el espíritu, siempre y cuando sean utilizados apropiadamente. El uso de la aromaterapia en el hogar ofrece una potente herramienta de bienestar para toda la familia, no solo por el placer que los aromas brindan sino además por sus efectos curativos que se pueden obtener durante todo el año.

Aromaterapia para la limpieza

Muchos aceites esenciales son ideales para limpiar las áreas de alto tráfico debido a su naturaleza antimicrobiana y calmante olores, ya que están libres de los químicos dañinos, los cuales se encuentran en la mayoría de los limpiadores comerciales, por ello la aromaterapia ofrece una posibilidad más saludable para mantener el aseo del hogar.

El uso de un pulverizador, lleno de agua con 15 a 20 gotas de aceite esencial volátil, como; bálsamo de limón, lavanda, eucalipto, árbol de té, tomillo, azahar, clavo de olor o aceites esenciales de canela, brinda poderosos efectos anti-microbianos.

Aromaterapia para las habitaciones de los niños

Imágenes de niños rodeados de mantas suaves y alegres peluches aromatizados suelen cambiar rápidamente, con el uso de cubos de pañales, el olor de la leche en mal estado de las ropas empapadas, situación para la cual los aromaterapeutas suelen abordarla desde adentro hacia afuera, utilizando aceites esenciales como el de lavanda, cuyos efectos calmantes suaves son bien conocidos e ideales para los niños, que siempre necesitan calmar su natural hiperactividad.

Comentarios

No hay mas respuestas