Tacones altos, un suplicio para la salud femenina

Publicado el 1 octubre 2014
Archivado en Oscar | Salir del comentario

12

Especialistas en columna vertebral relacionan directamente al uso de tacón alto con el dolor de espalda, problemas de pie y tobillo en las mujeres, pero además puede causar un desequilibrio al caminar, afectando la postura general y las consecuencias que esto conlleva sobre la salud.

Los tacones altos, puntualmente aquellos de más de 2 pulgadas, puede distribuir el peso corporal de forma excesiva sobre los dedos de los pies, haciendo que el eje del cuerpo se incline hacia delante de forma anti natural. Para compensar esto la persona tiende a inclinarse hacia atrás causando un efecto negativo sobre la espalda baja, que se traduce lógicamente en dolor.

Por lo tanto el uso de tacones altos obliga a adaptar una cierta postura de la espalda y la parte superior del cuerpo con el fin de equilibrar la descompensación postural, que se traduce en un aumento de las tensiones anormales en las caderas y las rodillas, también.

Consejos para uso de tacones altos

Lo más sensato que se puede hacer cuando se usan tacones altos, sería mantener el equilibrio, eligiendo tacones de menos de 2 pulgadas con una amplia base de talón, así el peso corporal se distribuye uniformemente. Usarlos con moderación, alternando con otros calzados en días diferentes.

Así como también se recomienda para los días en que se usen los tacones altos, realizar estiramientos de los músculos de la pantorrilla y los pies al final del día, para prevenir su efecto postural negativo sobre la salud y evitar dolores inmediatos o a futuro.

En los casos donde se debe asistir a eventos sociales, se recomienda realizar frecuentes cambios posturales, como una de las mejores maneras de lidiar con el estrés o presión excesiva sobre la columna vertebral.

Cuando la espalda comienza a manifestar dolor al final del día y luego de los estiramientos, se recomienda dormir en un colchón firme, ya que esto ayudará a reducir el malestar, a lo que se puede sumar el consumo de alguna tisana relajante natural, como la manzanilla, el tilo o la valeriana.

Comentarios

No hay mas respuestas