Sopa de tomates, enemiga del cáncer y amiga del corazón

Publicado el 4 junio 2013
Archivado en Oscar | Salir del comentario

El tomate más allá de ser un gran alimento nutritivo, ya que contiene grandes cantidades de vitaminas y minerales, además contiene fitoquímicos antioxidantes muy especiales que son capaces de luchar contra el cáncer y las enfermedades cardiacas entre muchas otras.

Los tomates contienen altos niveles de carotenoides, un tipo de molécula antioxidante que protege a las células en el cuerpo del daño causado por los radicales libres o moléculas oxidantes, destacando un carotenoide muy especial conocido como “licopeno”, hoy motivo de intensos estudios científicos por sus enormes alcances favorables para la salud, como protectores de la misma.

El licopeno según los estudios científicos puede reducir el riesgo de ciertos tipos de cáncer, especialmente los cánceres de la próstata, estómago y pulmón, según un artículo publicado en el “Journal of the National Cancer Institute“, así como también la sustancia puede reducir el riesgo de cáncer de la cavidad del seno, páncreas, esófago, colon, cuello uterino y oral, aunque la evidencia se encuentra en estudio aun.

Los tomates gracias a su contenido de licopeno también pueden tener efectos beneficiosos sobre la salud cardíaca, ya que según se ha comprobado la ingesta diaria de extracto de tomate puede conducir a una disminución significativa en la presión arterial en pacientes diagnosticados con hipertensión arterial, uno de los principales factores de ataques cardiacos o accidentes cerebro-vasculares (ACV).

El licopeno también puede disminuir los depósitos de placa en las paredes arteriales y por lo tanto el riesgo de aterosclerosis, patología que se produce cuando las arterias se endurecen o pierden su flexibilidad por exceso de placa. El licopeno puede proporcionar efectos beneficiosos sobre los niveles de colesterol al reducir los niveles de colesterol malo LDL y aumentar los niveles de colesterol bueno HDL.

El licopeno es una molécula soluble en grasa, lo que significa que se disuelve en las grasas y aceites mejor que en el agua, por ello el procesamiento de los tomates en pasta de tomate utilizada para elaborar sopa, tiene como efecto la concentración de los niveles de licopeno.

Por lo tanto los tomates en forma de sopa con el agregado de aceite oliva o crema puede aumentar drásticamente la absorción de licopeno potenciando sus efectos saludables.

Comentarios

No hay mas respuestas