Sauna facial en tu propia casa

Publicado el 1 marzo 2011
Archivado en Silvia | 1 comentario

Los beneficios de la sauna están cada vez más de moda. Y es que no sólo mejoran el aspecto de la piel sino que son uno de los grandes aliados de la limpieza en profundidad de la dermis. Aunque lo común es realizarlos en los salones de belleza, ahora puedes hacerlo en tu propia casa. Lograrás sin a penas gastar dinero mejorar notablemente la belleza de tu rostro. Te damos unos sencillos consejos para que puedas darte una sesión de sauna casera sin necesidad de desplazarte ni gastar ni un céntimo.

Lo primero que necesitas es un recipiente con agua hirviendo y añadirle unas gotas de aceite esencial. En el caso de las pieles normales emplea aceite de mandarina y lavanda, en el caso de las pieles secas el aceite deberá ser de rosa y aceite de manzanilla y en el de las pieles grasas los aceites más indicados son los de eucalipto y limón. Todos ellos los encontrarás en herbolarios y herboristerías.

Una ves tengas todos los ingredientes y los hayas mezclados, sitúate en la habitación de la casa donde más tranquila vayas a estar, coloca el recipiente sobre algún soporte fijo con cuidado de no quemarlo, colócate una toalla sobre la cabeza e inclínate sobre el recipiente a una distancia de unos 30 centímetros para que soportes bien el calor.

Una vez tengas la cabeza bien cubierta y recibas los beneficios del vapor de agua, será cuando tu sauna casera esté en pleno funcionamiento. Los poros se abrirán y las toxinas de la piel serán eliminadas, logrando alcanzar los máximos beneficios que recibirías también en los salones de belleza.

Lo ideal es que realices una sesión a la semana para que el aspecto de tu piel mejore y te veas más guapa y cuidada. Sobre todo si sufres problemas en la piel como el acné.

Comentarios

Una respuesta para “Sauna facial en tu propia casa”

  1. Patricia on marzo 1st, 2011 11:20

    Adios a los puntos negros!

No hay mas respuestas