Salud cardiaca entre saunas y aerobicos

Publicado el 17 diciembre 2012
Archivado en General | Salir del comentario

Las actividades cardiovasculares a través de ejercicios aeróbicos tales como la natación, una clase de aerobic, caminar a paso ligero, se traducirá en un aumento de la resistencia, un aumento el ritmo metabólico y por consiguiente una mejor salud en general, pero también pasar algún tiempo en un baño sauna favorece el aumento de la frecuencia cardíaca y además ayuda a relajar los músculos doloridos y tensos, por lo cual ambas actividades son favorables para la salud del corazón.

Un programa de ejercicios cardio estándar dura ente 30 y 60 minutos, debiendo ejecutarse tres veces por semana, lo cual es suficiente para reducir el riesgo a padecer una enfermedad cardiovascular, ya que lo reduce hasta en un 40 por ciento, según la Asociación Americana del Corazón.

Los beneficios adicionales de ejercicio cardiovascular incluyen pérdida de peso, reducción de la tensión arterial, aumento de la resistencia y mejores niveles de colesterol en la sangre, lo cual se produce por un mayor administración de oxígeno que estimula todos los procesos metabólicos y esto se traduce en un mayor rendimiento en todas las tareas diarias, además de todos los beneficios para la salud general.

En el caso de los saunas, este tipo de baño de sudor muy común entre las tribus de América y lugares más fríos del planeta, han representado más que una forma cultural de tradición, una verdadera terapia para la salud basada en la profusión de aire húmedo o seco, pudiendo llegar hasta temperaturas de 185 grados F.

Los efectos de un baño sauna se basan en el aumento de la frecuencia cardíaca en un 30 por ciento o más, por un incremento del flujo de sangre a la superficie de su piel, situación que favorece la eliminación de toxinas, además de fortalecer el musculo cardiaco, debiendo tener en cuenta que el calor puede ser relajante y agradable, sin embargo desde Harvard Health Publications se recomienda no permanecer en un sauna caliente más de 20 minutos por sesión.

En resumen tanto los ejercicios aeróbicos como los baños saunas son dos actividades muy saludables para nuestro corazón y ambas pueden combinarse perfectamente, potenciándose una a la otra.

Comentarios

No hay mas respuestas