Niños, alergias y quesos

Publicado el 23 marzo 2016
Archivado en Oscar | Salir del comentario

33

La alimentación de los niños desde que comienzan a consumir alimentos debe ser debe ser muy bien planificada, ya que de ella dependerá su buen desarrollo orgánico y la fortaleza de su sistema inmunitario, del que por supuesto dependerá su salud para toda la vida, por ello la incorporación de los alimentos después del amamantamiento inicial que conformarán la dieta infantil siempre debe ser gradual y progresiva.

Así por ejemplo los alimentos sólidos deberán incorporarse siempre bajo supervisión profesional, para evaluar posibles reacciones alérgicas, ya que ciertos alimentos pueden provocarlas, como es el caso puntual de los lácteos fermentados y en particular los quesos, que siempre deberán ser incorporados a la dieta de un niño después de los vegetales, frutas y cereales, debido a que son responsables en la mayoría de los caso a las reacciones alérgicas cuando se consumen por primera vez.

Los alimentos pueden provocar irritación del estómago o reacciones alérgicas como mencionamos al principio, por ello detectarlos a tiempo evitaran los problemas digestivos y distintas patologías a futuro. Los lácteos fermentados y estacionados como los quesos o sus subproductos representan una carga digestiva muy pesada para el débil sistema digestivo de un bebé, por ello los pediatras o especialistas en nutrición recomiendan su incorporación a la dieta después del año y medio.

Es muy importante tener en cuenta; que no debe darse queso elaborado con leche cruda a un niño que comienza su dieta alimentaria, ya que puede contener bacterias dañinas, siendo lo ideal siempre brindarle los quesos y todos los productos lácteos pasteurizados.

Otra recomendación es la de nunca mezclar otros alimentos cuando se les da queso, para poder evaluar las posibles reacciones y así tomar los recaudos pertinentes con un profesional.

Comentarios

No hay mas respuestas