Musica clásica una panacea para la salud cerebral

Publicado el 4 Febrero 2016
Archivado en Oscar | Salir del comentario

22

Son numerosos los estudios llevados a cabo sobre los beneficios saludables que brinda la música clásica, pero en particular, escuchar música clásica de forma regular ha demostrado tener la capacidad de activar los genes que se relacionan con la función cerebral, además de prevenir enfermedades neurodegenerativas, según un estudio de la Universidad de Helsinki.

Lo que hasta el momento se sabía sobre los efectos de la música clásica era que estimulaba una compleja función cognitiva del cerebro, siendo responsable de varios cambios orgánicos, tanto neuronales como fisiológicos, sin embargo eran muy escasos los estudios sobre sus efectos a nivel molecular.

Los investigadores suecos se plantearon como objetivo investigar las alteraciones a nivel genético que generados por la música clásica, para lo cual analizaron la sangre de 48 personas, antes y después de escuchar puntualmente el Concierto para violín número 3 de Mozart.

El estudio concluyó en que; escuchar música clásica de forma regular incrementa la actividad de los genes relacionados con la secreción de la hormona dopamina, la neurotransmisión sináptica, el aprendizaje y la memoria. Además de contribuir con la reducción de la actividad genética relacionada con los procesos degenerativos del cerebro y del sistema inmunológico, disminuyendo por lo tanto el riesgo a desarrollar enfermedades neurodegenerativas tales como la demencia senil o el Parkinson, según explicaron los investigadores especialistas.

Es de destacar que curiosamente varios de los genes analizados que se activan al escuchar este tipo de música, se encuentran presentes también en los pájaros cantores, siendo los responsables directos de que esta variedad de aves aprendan a cantar.

En resumen este descubrimiento sugiere que existe “un trasfondo evolutivo común, en la percepción de los sonidos entre los pájaros cantores y los seres humanos”.

Comentarios

No hay mas respuestas