Mujeres, presion laboral y riesgos de salud

Publicado el 28 marzo 2014
Archivado en Oscar | Salir del comentario

45

Las mujeres trabajadoras padecen de ciertos problemas de salud que son cada vez más comunes a su género, ya que se encuentran permanentemente haciendo malabarismos entre el trabajo y el hogar, por ello el tipo de presión a que se ven sometidas es muy importante y productora de enfermedades o dolencias específicas.

Aquí brindamos una lista de algunos de los problemas de salud más comunes a los que se enfrentan, ellos son:

1. Deficiencia de hierro y proteínas; esta es una de las deficiencias nutricionales más comunes observadas entre las mujeres que trabajan, origen a su vez de anemias por ejemplo.

2. El estrés laboral; este desequilibrio psicofísico puede llevar a generar alteraciones hormonales, condición que podría estar relacionada con los desequilibrios a nivel tiroideo, los cuales pueden dar lugar a graves problemas de salud, entre ellos el exceso indiscriminado de peso corporal.

3. Alteraciones respiratorias y dérmicas; muchas mujeres deben realizar viajes relacionados a sus trabajos y estos las obligan a cambiar de ambiente cultural, donde la alimentación y hasta el tipo de polución es muy distinto al suyo.

4. Insomnio e hipertensión; estas dos patologías suelen desarrollarse entre las mujeres que trabajan en el grupo de edad de 25 a 40 años y por lo tanto tienen una responsabilidad laboral y familiar más pesada, sin hablar de los aspectos competitivos, que en su conjunto derivan en las patologías mencionadas.

5. Problemas menstruales; cualquier tipo de presión sobre el frente profesional o ámbito personal en la mujer da lugar a ciclos menstruales irregulares, situación que complica aún más la salud de la mujer, pudiendo conducir a la depresión y necesidad de fuertes medicaciones.

Todos estos problemas médicos necesitan ser atendidos y es muy importante para las mujeres que aprendan a tomar su trabajo desde un enfoque más relajado, encontrando soluciones que le permitan hacer frente a la presión laboral, como por ejemplo hábitos de vida saludables, tales como comer sano (dieta vegetariana preferentemente), hacer ejercicio regular especialmente los de tipo respiratorios como yoga y meditación, que les ayudará a mantener la calma.

Comentarios

No hay mas respuestas