Mascarillas para el cuello

Publicado el 16 marzo 2011
Archivado en Silvia | Salir del comentario

La piel del cuello es una de las más sensibles y más olvidadas del cuerpo. En la mayor parte de las ocasiones, nos preocupamos de cuidar el aspecto y estado de la cara y las manos sin contar con cómo podríamos mejorar la piel del cuello, cometiendo así un gran error. Y es que una de las zonas donde más se nota el paso de los años es en él, de ahí que su cuidado deba ser primordial en nuestros tratamientos diarios. Te recomendamos unas sencillas mascarillas que podrás realizar tu misma en casa, con las que la tersura y la hidratación de tu cuello mejorará notablemente. Eso sí, te advertimos que estas mascarillas son muy espesas y deberás aplicarlas con un masaje contundente.

Mascarilla de leche, miel y menta: Con esta sencilla mascarilla lograrás que la piel de tu cuello esté elástica, tersa y libre de impurezas. Para realizarla necesitas una cucharada de menta, una de leche y otra de miel. Deberás mezclar dichos ingredientes hasta alcanzar una masa homogénea que aplicarás sobre el cuello con un intenso masaje, dejándola actuar durante 20 minutos en los que deberás estar lo más quieta y relajada posible. Pasado ese tiempo deberás retirarte la mascarilla con un paño húmedo y despúes lavarte bien la zona con agua tibia.

Mascarilla de aloe vera: Los efectos del sol pueden causar manchas o degenerar el aspecto de tu piel, por ello esta mascarilla te ayudará a sobrellevarlos de la mejor manera y mitigar sus posibles efectos. Los ingredientes que necesitas son 20 gotas de aceite de aloe vera por cada dos cucharadas de aceite de caléndula y aceite de hipérico que encontrarás en herbolarios o herboristerías. Deberás mezclarlos lo mejor que puedas para que la mascarilla sea lo más efectiva posible. Una vez tengas la mezcla déjala reposar durante unos minutos y la tendrás lista para aplicar. Hazlo con un intenso masaje y déjala actuar durante 20 minutos. Pasado este tiempo, retira la mascarilla con un paño húmedo y lávate la piel con agua tibia.

Para que ambas mascarillas sean lo más efectivas posibles deberás aplicarlas dos veces a la semana y si es posible, después de ducharte. Ya que en ese momento los efectos serán mayores.

Comentarios

No hay mas respuestas