La Vitamina D en exceso, puede hacer daño

Publicado el 15 julio 2015
Archivado en Oscar | Salir del comentario

33

Es muy importante para la salud general mantener los niveles adecuados de vitamina D, también conocida como la “vitamina sol”, ya que a partir del contacto con la luz solar el organismo humano puede producirla, pero además puede incorporarla a través de la nutrición o en forma de suplementos, sin embargo los especialistas previenen que un exceso de esta vitamina puede tener consecuencias desagradables.

Cuando existe una deficiencia de vitamina D se pueden presentar síntomas tales como; debilidad, falta de concentración, sueño agitado, aumento de peso, dolores de cabeza, debilidad ósea, etc.

Por lo cual ante esta información nutricional puede ser muy común que las personas opten por consumirla de forma extra, con la intensión de prevenir todos estos problemas, sin embargo esta decisión también puede derivar en excesos, cuando su consumo no se controla profesionalmente y esto puede ser igual de negativo para la salud, que una deficiencia, según los especialistas.

Lo que debemos saber es que el requerimiento diario ideal de vitamina D para nuestro cuerpo por lo general depende de la edad, siendo las cifras generalmente aceptadas como saludables unos 400 a 600 UI (Unidades Internacionales) para la mayoría de las personas hasta una edad de 70 años.

Sin embargo, este requisito puede aumentar cuando se supera esta edad llegando a subir hasta 800 o 1.000 UI diarias. También se debe considerar que en caso de deficiencias o por ciertas enfermedades, los requerimientos diarios de la vitamina D puede llegar incluso hasta 2000 UI diarias.

Para tener muy en cuenta; es muy peligroso tomar suplementos de vitamina D o cualquier otro sin consultar a un médico o profesional, ya que han habido casos en los cuales se ha llegado a niveles tóxicos en la sangre, además se pueden incrementar los niveles de calcio en la sangre y esto puede conducir al endurecimiento de las arterias o aterosclerosis, conllevando a el bloqueo de las mismas, derivando en hipertensión arterial, ataques cardíacos o accidentes cerebro-vasculares, entre otros.

Comentarios

No hay mas respuestas