Grosellas, los frutos de la eterna juventud

Publicado el 27 marzo 2013
Archivado en Oscar | Salir del comentario

Aunque las grosellas son muy similares a las uvas, en realidad son las bayas muy rellenas con diminutas semillas, pero además de ofrecer propiedades nutricionales muy abundantes, también ofrece un plus para extender la juventud, ya que luchan contra el envejecimiento prematuro gracias a su gran riqueza antioxidante natural.

Las grosellas se han consumido durante siglos como fruta para la elaboración de postres, pero además han formado parte de las medicinas tradicionales para tratar distintos problemas de salud, sin embargo hoy la ciencia ha descubierto en su riqueza antioxidante una gran variedad de beneficios para la salud, ya que luchan contra los radicales libres o moléculas que pueden dañar el ADN de las células, promoviendo el desarrollo de enfermedades tan graves como el cáncer.

Las grosellas son una fuente excelente de vitamina C, un antioxidante natural muy poderoso que recibe el apodo de la “vitamina de las defensas orgánicas”, debido a que tiene la capacidad natural de estimularlas. Una taza de grosellas frescas contiene 41.5mg de vitamina C y está entre sus beneficios para la salud permite al cuerpo que absorba correctamente al hierro, minera indispensable para la salud sanguínea.

También la vitamina C ayuda en la formación de colágeno, a mantener los huesos sanos, músculos, cartílagos y vasos sanguíneos, por ello toda dieta que incluya cantidades adecuadas de vitamina C ayudar a prevenir las infecciones y enfermedades contagiosas como el resfriado común, así como también a evitar el envejecimiento prematuro, retrasando la aparición de las antiestéticas arrugas.

La grosellas espinosas además son una fuente importante de fibra y está entre sus muchas ventajas para la salud de acuerdo con la Escuela de Harvard de Salud Pública, un dieta saludable para un adulto promedio debe contener por lo menos 20 gramos de fibra al día y para tener en cuenta una porción de grosellas contiene alrededor de un tercio de esa cantidad.

La fibra dietética contenida en las grosellas no solo evita el estreñimiento, sino que además regula los niveles de colesterol en sangre y brinda una mayor sensación de saciedad, que se traduce en control del peso corporal, alejando al obesidad y favoreciendo la salud.

Comentarios

No hay mas respuestas