Gemoterapia; Piedras para la salud

Publicado el 17 mayo 2016
Archivado en Oscar | Salir del comentario

20

Dentro de las terapias alternativas la Gemoterapia ocupa un lugar milenario, ya que sus orígenes son tan antiguos como el hombre, que comenzó a utilizar piedras calentadas por el sol para tratar sus dolores físicos, en la actualidad esta terapia complementaria goza de gran popularidad para buscar el reequilibrio energético del organismo según sus seguidores.

La gemoterapia utiliza distintas piedras para tratar una gran variedad de dolencias, ya que cada una de ellas goza de distintas propiedades energéticas, en esta oportunidad les brindaremos 3 piedras o gemas que poseen virtudes sanadoras o reequilibrantes según esta milenaria técnica de sanación, ellas son;

El Ágata

Dentro de la gemoterapia el ágata es considerada como una gran depuradora de la sangre, a nivel físico y a nivel psíquico ofrece una mayor concentración a las personas que padecen de algún tipo de déficit de atención o literalmente son distraídas.

La piedra se suele colocar sobre órganos particularmente el hígado o el Bazo, ya que ambos se encuentran relacionados con la producción de sangre. En lo que respecta al nivel psíquico se la suele llamar la “piedra de los artistas”, por estimular la inspiración en ellos.

La Turmalina

Esta piedra es considerada como mágica por la gemoterapia en particular la de color negro ya que se le atribuye la propiedad de repeler a las energías negativas, a modo de amuleto protector, tanto en lo que respecta a la salud como a las de otro tipo.

La Turmalina presenta estrías que se distribuyen de forma paralela y estas son las direccionan las energías canalizándolas y así evita que afecten la salud en sus distintos niveles según estipulan los antiguos conocimientos de la gemoterapia.

Sílice

Este mineral es considerado la gema femenina, ya que se le atribuyen propiedades reequilibrantes del sistema endocrino u hormonal, mejorando los problemas de carácter ginecológico, por ejemplo en el caso de las menstruaciones irregulares y dolorosas.

Existen registros antiguos respecto a su utilización sobre las parturientas a las que se colocaba una piedra en cada mano para reducir los dolores del parto. A nivel emocional es indicado en los casos de perdidas afectivas o duelos, ya que su energía actúa sobre el sistema nervioso, indicándose por lo tanto para los casos de estrés, con solo colocar una piedra en el bolsillo su efecto se hace sentir, aunque no exista comprobaciones científicas al respecto, estas creencias han prevalecido por milenios, algo para pensar, “creer o no creer”.

Comentarios

No hay mas respuestas