Consejos saludables; cuidado con el pan blanco

Publicado el 25 Octubre 2013
Archivado en Oscar | Salir del comentario

Pan blanco elaborado a partir de harina de trigo refinada, aporta pocos nutrientes a la salud y muchas calorías por su riqueza en hidratos de carbono, por ello no es una muy buena elección dietética si nos preocupa la calidad de alimentación para nuestra salud.

Cuando hablamos de pan blanco nos referimos al pan francés, italiano, pan de hamburguesas, baggets y masa para pizzas, etc., si bien son muy comunes ninguno de ellos aporta beneficios saludables por ser muy bajos en nutrientes esenciales y además puede provocar un efecto adverso sobre la salud general que deriva en distintas patologías a parte de la obesidad.

La alternativa saludables es reemplazar todo este tipo de panificados refinados por los elaborado con granos enteros, también conocidos como integrales, que sí contienen una gran cantidad de nutrientes esenciales y lucha contra la obesidad al brindar una mayor sensación de saciedad que aleja el hambre, pero lo más destacable son sus efectos saludables en distintos niveles orgánicos por su riqueza en proteínas, minerales, vitaminas y fibra dietética de alta calidad que aleja el estreñimiento y reduce los niveles de colesterol malo o LDL en sangre.

El índice glucémico es una medida que determina la rapidez con la que un alimento afecta los niveles de azúcar en sangre y los niveles de insulina en comparación con la glucosa pura y el pan blanco tiene un índice glicémico muy alto, por ser ricos en hidratos de carbono simples que son absorbidos rápidamente durante la digestión y por lo tanto provocan picos sostenidos elevando los niveles de glucosa e insulina, situación perjudicial que en el tipo puede derivar en diabetes o perjudicar gravemente esta condición de estar ya instalada.

Una dieta que incluye una gran cantidad de pan blanco y otros alimentos de alto índice glucémico; como los dulces, caramelos, postres y papas blancas, puntualmente aumenta el riesgo de obesidad, diabetes tipo 2 y enfermedades del corazón, según la Escuela de Salud Pública de Harvard.

Comentarios

No hay mas respuestas