Café descafeinado, no tan bueno para la salud

Publicado el 8 octubre 2013
Archivado en Oscar | Salir del comentario

Muchos optan por el café descafeinado en un esfuerzo por reducir su consumo de cafeína, sin embargo lo que debemos saber es que contrariamente a su nombre, el café descafeinado no suele estar libre de cafeína, por lo cual beberlo asiduamente o en exceso puede producir efectos secundarios provocados por la misma cafeína.

El café descafeinado tiene muchos de los mismos productos químicos nocivos del café normal y produce los mismos efectos ácidos en el cuerpo o sea que lo acidifica. De acuerdo con “Ciencias de la Nutrición” muchos estudios demuestran que el café descafeinado no está totalmente libre de cafeína y se elabora a menudo con productos químicos que filtran la cafeína de los granos de café, pero el proceso no es 100 por ciento eficiente.

Por lo tanto, el consumo de grandes cantidades de café descafeinado al día puede conducir a efectos secundarios similares a los producidos por la cafeína, que al ser un psico-activo afecta al cerebro, el sistema cardiovascular, el ciclo del sueño, el metabolismo y una variedad de glándulas y órganos, al generar una interrupción de los neurotransmisores del cerebro y las hormonas suprarrenales. Además, la cafeína tiene propiedades adictivas que conducen a la dependencia física y síndrome de abstinencia, junto a un efecto diurético en el cuerpo, que puede causar deshidratación.

La sangre y la mayoría de los tejidos son alcalinos o básicos, debido a que operan más eficientemente en un ambiente no ácido, además la alcalinidad disuade el crecimiento y la proliferación de muchos microorganismos patógenos tales como bacterias, virus, hongos y parásitos, pero el café descafeinado y el regular son bebidas muy acidificantes, especialmente si se utiliza gran cantidad de azúcar o edulcorante artificial.

Por lo tanto el consumo crónico de los dos tipos de café pone al cuerpo en una crisis de acidez, obligándolo a liberar minerales alcalinizantes de los huesos para mantener el equilibrio del pH adecuado, situación que motiva una causa importante de osteoporosis, artritis y la calcificación de los vasos sanguíneos y los tejidos, con sus desfavorables consecuencias sobre la salud.

Comentarios

No hay mas respuestas