Alivia el dolor de pies causado por los tacones

Publicado el 14 abril 2011
Archivado en Silvia | Salir del comentario

Los zapatos con tacones altos son uno de los complementos fetiche de toda mujer, nos aportan la altura que nos falta, estilizan nuestra figura haciéndonos parecer más delgadas, dan la sensación de poseer piernas más largas y nos aportan un aire chic de lo más glamuroso. Sin embargo, aunque son increíblemente bonitos y estilosos, lo cierto es que en muchas ocasiones llevarlos es todo un sacrificio ya que nuestros pies se resienten demasiado. Para que tus pies sufran lo menos posible y puedan recuperarse con rapidez del uso de los tacones te proponemos algunos sencillos consejos, tanto para evitar problemas antes de su uso como a posteriori.

Elige bien el grosor del tacón: Probablemente los zapatos que más suelen llamar nuestra atención suelen ser aquellos que poseen un tacón muy fino y elevado. Sin embargo, un grosor muy fino es sinónimo de quebraderos de cabeza durante su uso. Y es que cuanto más delgado es el tacón que nos pongamos más nos dolerán después los pies. Por eso, aunque el tacón sea elevado es preferible que lo escojamos grueso. Verás como si optas por este tipo de tacón tus pies te lo agradecerán.

Elige un buen zapato: Del mismo modo que elegir un buen tacón es básico también lo es el saber escoger un zapato de calidad y cómodo. Piensa que la comodidad debe ser básico para unos zapatos. De nada te servirá comprar unos zapatos preciosos si nada más ponértelos el dolor es insoportable. Además el zapato que elijas deberá de causarte el menor número de problemas posible. Por eso, si optas por unos tacones muy elevados, para no correr el riesgo de torcerte el tobillo es recomendable que cuenten con correa o cierre a la altura del tobillo fijándolo y evitándote complicaciones innecesarias.

 –Alivia tus pies con un baño: No hay nada más relajante que cuando una ha estado durante horas caminando o simplemente llevando tacones poder descansar con un delicioso baño para los pies. Tan sólo necesitarás 10 minutos de tu tiempo, colocar agua tibia con sal marina en un recipiente amplio que puede ser el vidé o un simple cubo. Verás como pasado ese tiempo tus pies estarán más relajados y descansados. Y si quieres que la relajación sea total, una vez seques tus pies aplica tu crema hidratante sobre ellos con un ligero masaje. El resultado será espectacular.

Estiramientos post-tacones: Otra de las grandes recomendaciones para llevar a cabo después de un duro día con tacones es colocar los piernas en alto y mover poco a poco cada uno de los dedos. De este modo estirarás la zona y aliviarás el dolor provocado por los zapatos. Lo ideal es que realices este ejercicio después de haberte dado el relajante baño para pies.

Comentarios

No hay mas respuestas