Alergias alimentarias; los duraznos

Publicado el 13 enero 2014
Archivado en Oscar | Salir del comentario

05

Las alergias alimentarias se encuentran a la orden del día en los tiempos que corren, ya que ante tanta diversidad de alimentos y los problemas ambientales, estas condiciones son cada vez más asiduas y en el caso a las relacionadas con las frutas, los duraznos son un ejemplo muy común.

Los duraznos o melocotones pueden presentar reacciones alérgicas que se manifiestan en una de dos maneras, como una verdadera alergia a la fruta especifica o como consecuencia de otro tipo de alérgeno que es polen del abedul, ya que los duraznos contienen una proteína casi idéntica a este tipo de alérgeno.

La alergia al melocotón provoca síntomas similares a alergias a otros alimentos, ya que se experimenta una sensación de hormigueo en la boca seguida por hinchazón de los labios, la lengua, la garganta, la cara u otras partes del cuerpo, según lo define la Clínica Mayo, pero también se puede desarrollar; urticaria, picor, dificultad para respirar, congestión nasal, náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea, mareos, aturdimiento y dificultad para respirar. En el caso de reacciones severas se puede llegar al peligro mortal de anafilaxis.

Los Institutos Internacionales de Salud definen a la anafilaxia como una reacción alérgica generalizada y potencialmente mortal, con los mismos síntomas básicos de una reacción alérgica común en principio que luego derivan en otros síntomas acentuados tales como; pulso acelerado, descenso de la tensión arterial, problemas del habla, la constricción de las vías respiratorias, respiración anormal, shock y pérdida del conocimiento, por lo cual es indispensable la atención médica inmediata para revertir el proceso, en caso contrario es mortal.

Las personas que padecen de alergia al melocotón, no es raro que también sean propensas a otras alergias frutales, como es el caso de los frutos de la familia de las rosáceas, que incluyen a; manzanas, peras, albaricoques, ciruelas y cerezas.

El tratamiento de la alergia al durazno en casos leves implica generalmente antihistamínicos, que pueden ayudar a aliviar la comezón de la urticaria que acompañan a la reacción. Para las alergias más graves, una inyección de epinefrina es a menudo necesaria, ya que este tipo de medicamento combate una reacción potencialmente mortal al alergénico.

Comentarios

No hay mas respuestas