5 Mitos sobre el colesterol

Publicado el 17 abril 2015
Archivado en Oscar | Salir del comentario

03

El colesterol a menudo es mal entendido, ya que se lo ubica en la posición del malo de la película, sin embargo debemos saber que forma parte de nuestro organismo y que de su equilibrio depende nuestra salud.

Es mucha la información errónea sobre él, por ello aquí desvelamos 5 mitos populares que envuelven al colesterol y sus efectos sobre la salud general, ellos son;

Mito 1: El colesterol alto es un problema solo de hombres.

Las mujeres por tener niveles de estrógeno más elevados que los hombres mantienen los niveles de colesterol dentro del rango normal, sin embargo, después de la menopausia, pierden esta ventaja.

Los hombres mayores de 45 y las mujeres mayores de 55 años tienen un mayor riesgo para el colesterol elevado por igual.

Mito 2: El colesterol alto si es genético, no tiene solución

Si bien la genética lógicamente juega un rol muy importante en todos los niveles de la salud, las opciones de dietéticas y el estilo de vida presentan un mayor impacto sobre los niveles de colesterol. Por ello si se tienen antecedentes familiares de colesterol alto, solo servirán para tomar mayores precauciones preventivas para controlarlo y por lo tanto tiene solución.

Mito 3: El colesterol alto sólo se puede reducir con medicación

Si se conoce la causa se puede corregir los niveles de colesterol llevándolos a la normalidad, sin medicación, ya que por lo general las posibles causas incluyen una mala alimentación, la falta de actividad, infecciones, estrés mental y estrés físico.

Mito 4: Si se toma medicación para bajar el colesterol no hay que cambiar la dieta o los hábitos.

Los medicamentos para el colesterol pueden ayudar a regular los niveles de colesterol sólo hasta cierto punto, por ello es indispensable acompañar la medicación con una dieta y un estilo de vida saludable para aumentar la eficacia del tratamiento médico.

Mito 5: Las grasas deben eliminarse de la dieta si se tiene colesterol elevado.

Solo las grasas saturadas que se encuentra en alimentos de origen animal y productos lácteos, además de las grasas trans, que se encuentran en los alimentos envasados, solo las que tienen un impacto negativo en las lipoproteínas de baja densidad o LDL, también conocidas como “colesterol malo”, sin embargo las grasas mono y poliinsaturadas favorecen el equilibrio del colesterol total, elevando el colesterol bueno o HDL y reduciendo el malo o LDL.

Comentarios

No hay mas respuestas